(57)(1) 615 2803

Propiedades nutricionales de los frutos secos y deshidratados

Los frutos secos, son alimentos ricos en proteínas, fibra, minerales, vitaminas y elevado aporte de ácidos grasos insaturados, lo que los convierte en alimentos con propiedades cardioproctetoras. Numerosos estudios científicos avalan sus efectos beneficiosos en la salud.

Los frutos secos se han incorporado a la dieta alimenticia de cualquier persona que realiza esfuerzos intelectuales o físicos que requieren un alto rendimiento y una actividad intensa. El 50% de su contenido son grasas saludables que ayudan a reducir el nivel de colesterol malo (LDL) y a incrementar el colesterol bueno (HDL).

Se trata de grasas saludables porque son insaturadas (mono y poliinsaturadas), ácidos grasos oleico (∞9) y linoleico (∞6), así como ácidos grasos omega 3. Estas grasas intervienen en el control de los niveles de triglicéridos y colesterol del organismo, lo que les convierte en alimentos cardioprotectores. Por otro lado, contienen antioxidantes (entre ellos, las vitaminas E y C) que son imprescindibles para combatir la acción de los radicales libres, sustancias responsables de algunas enfermedades degenerativas, cáncer y del envejecimiento.

La presencia de este tipo de sustancias, que combaten la acción de los radicales libres, confiere a los frutos secos un efecto cardiosaludable adicional, debido fundamentalmente, a la capacidad de los tocoferoles de proteger a las lipoproteínas de baja densidad (LDL) frente a la acción de los radicales libres.

Asimismo, gracias a su contenido en vitaminas del grupo B, están indicadas para aliviar la fatiga, el estrés o el síndrome premenstrual. Las avellanas y las nueces son los frutos secos que muestran un mayor contenido en ácido fólico, vitamina esencial para el desarrollo neurológico, formación y desarrollo de nuevas células entre estas, glóbulos rojos, proteínas y tejidos.

En resumen, los frutos secos son alimentos que se caracterizan por un elevado contenido energético, elevado aporte de fibra, bajo contenido de grasa saturada y un elevado aporte de grasa insaturada, fundamentalmente poliinsaturada en nueces y piñones, y monoinsaturada en almendras, avellanas y pistachos. Los frutos secos son también fuente de proteína vegetal, antioxidantes, vitaminas y numerosas sustancias bioactivas como los flavonoides. Además, su contenido mineral es superior al de otros alimentos ya que aportan al organismo magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro y oligoelementos, como el zinc y el selenio.