(57)(1) 615 2803

Dale fibra a tu vida

 

La fibra forma parte esencial de la nutrición de las personas, y su consumo diario sin excesos, forma parte de una dieta sana y equilibrada.

Además de corregir el tránsito intestinal, es un elemento esencial en la prevención y tratamiento de enfermedades como el cáncer de colon, la diabetes, el colesterol, la obesidad y ayuda a arrastrar ácidos, sales biliares y colesterol.

Una dieta variada en la que se introduzcan las legumbres, los cereales, granos, frutas y verduras puede aportarnos la cantidad diaria de fibra adecuada.

La fibra insoluble

Presente en el pan, cereales integrales y sus derivados, así como en frutos secos, granos enteros y verduras. Es la responsable del buen tránsito intestinal, disminuyendo el estreñimiento, debido a que el tracto digestivo casi no contiene bacterias intestinales capaces de degradarla.


La fibra soluble


Es capaz de absorber el agua con gran facilidad, contribuyendo a la disminución de absorción de azúcar, colesterol y triglicéridos en el aparato digestivo, reduciendo así la posible presencia de enfermedades cardiovasculares, evitando la aparición de estreñimiento, hemorroides y diabetes.

Fuentes de fibra


Existen enzimas digestivas capaces de digerirla. Están presentes en las frutas, verduras y legumbres.


• Cereales.
• Harinas integrales (avena, trigo, cebada, centeno, maíz y arroz integral).
• Legumbres.
• Frutas.
• Frutos secos.
• Verduras y hortalizas.

La fibra en el pan

Todos los tipos de pan contienen fibra aunque los integrales en cantidades muy superiores a los blancos, ya que la harina integral conserva las capas de salvado del grano.

Aunque un exceso de fibra en la dieta puede dificultar la absorción de algunos minerales, en general el consumo de pan favorece el tránsito intestinal, reduce la absorción de grasas por parte del organismo y proporciona sensación de saciedad.

Fuentes:
hogarutil.com